Streetfighter Suzuki GSX-R 750 1989 Diogenes

Streetfighter Suzuki GSX-R 750 1989 Diogenes

Este proyecto de Suzuki GSX-R 750 1989 transformada en Streetfighter fué creado por Toni Navarro de Manresa.

Toni Navarro tenía acumulado en su garaje una gran cantidad de piezas procedentes de diversas motos siniestradas, que poco a poco se le habían comido el espacio en el garaje, así que un buen día decidió hacer una moto con ellas.

Por un lado, en el altillo tenía el chasis pulido de una Suzuki GSX-R 750 1989, y por otro, el motor de una Suzuki Bandit 600 2004.

Una vez adaptado el motor al chasis, le colocó su sistema eléctrico modificado y simplificado, siguió buscando hasta encontrarse con el basculante y la llanta trasera de una Suzuki GSX-R 1100 que rápidamente se unieron al proyecto.

En una esquina del taller llevaba apoyada hacía años una horquilla delantera, así que la sacó de allí y también la colocó en su nueva moto mediante unas tijas artesanales que salieron del fondo de un cajón.

La llanta delantera de Suzuki se unió a unos discos flotantes con núcleo pintado en azul que tenía colgados en la pared.

El colín aún estaba encima del banco de trabajo, pues era una de sus últimas adquisiciones en un taller cercano, donde lo iban a tirar, así que el colín y el subchasis de una Suzuki SV 650, tras ser reparado y enderezado, pasaron a ser la parte trasera de esta moto.

La óptica delantera ha sido una obra de orfebrería y la tapa que convierte el asiento en monoplaza, un experimento con la fibra de vidrio.

Para acabar su proyecto, Toni tan sólo tuvo que rebuscar un poco en el bidón de la chatarra, donde encontró en primer lugar el silencioso trasero de una Fazer 600 2006, que había cambiado a un amigo y que unió a los colectores inox mediante un trozo del escape del Nissan Almera de su mujer.

Del mismo bidón de la chatarra salieron el manillar, un Tomaselli de cross flamantemente nuevo y recto y el retrovisor Rizoma.

Incluso la pintura verde que recubre el proyecto estaba en su taller, se la pasó un colega que trabajaba en Telefónica, y fue la gente de Ray Car quien se encargó de pulverizarla sobre la Diógenes.

Via | Maxi Moto Tuning