Motos tuning en USA y las leyes en España

Leyes sobre el tuning en EspañaLeyes sobre el tuning en España

Andaba buscando alguna de esas maravillosas motos tuneadas americanas, cuando me he parado a pensar un poco sobre el tema tuning en España. Cada vez que busco, miro y me sorprendo de cada una de las preciosidades que encuentro en internet, me hago la misma pregunta: qué está pasando en España con respecto a las leyes en cuanto a tuning (modificación, customización, transformación) en materia de motos se refiere??? No crees que estamos algo obsoletos con respecto de otros grandes paises civilizados??? No crees que se confunde completamente el aspecto “seguridad” con el aspecto “modificación”????

Y me refiero a que las leyes españolas prohiben cualquier tipo de modificación en nuestras motos (y no me refiero al tema escapes, que esta dentro del tema medioambiente) en el territorio español, escudándose en la “seguridad” de nuestras máquinas a la hora de conducir.

Cuando se darán cuenta de que hay muchas empresas, marcas, fabricantes y constructores que se dedican exclusivamente a crear accesorios para motos que están estudiados, testados y han pasado todas las pruebas de seguridad, fiabilidad y seguridad que el estado les exige (estado americano, ingles, aleman, japones, etc). Pero en España, seguiremos teniendo todos el mismo tipo, color y forma de moto el resto de nuestras vidas.

Y si quieres tener algo más exclusivo, tendrás que dedicarte a ir de Feria en Feria, de Show en Show, de encuentro tuning en encuentro tuning y de mostrarla bien bonita en el garage de tu casa o irte al otro extremo, que es convertirla toda racing y no sacarla del circuito (porque ese es otro tipo de tuning, que tampoco está permitido en las carreteras). Y siempre con la excusa de nuestra seguridad.

Viendo lo visto, sigo recogiendo la baba de mi escritorio, cada vez que me pongo a buscar fotos tuning y veo esas maravillas rodando por tierras americanas, inglesas, francesas, alemanas, japonesas y esperando que algún día nuestros políticos se den cuenta de que “el hábito no hace al monje”.